Historia de la Familia Daniel

Horchatería Daniel es el establecimiento más emblemático de elaboración de horchata de Chufa 100% artesanal y natural de toda L’ Horta de Valencia. ¿Sabías que acompañar el fartó con la horchata fue una ocurrencia del abuelo Daniel hace más de 50 años? Ahora, medio siglo y tres generaciones después, es totalmente imposible hablar de tradición horchatera y no hacer referencia a Daniel Tortajada y a su emblemática horchatería ubicada en la localidad de Alboraya, Valencia, desde 1979. Alboraya es la cuna de la artesanía horchatera y de la Horchatería Daniel, considerada hoy la leyenda viva de un producto 100% valenciano y artesanal.

 

Todo empezó cuando Daniel Tortajada Carbonell y su esposa Concha Aguilar Pechuán, conocida por todos como Flora, eran conserjes del Ateneo Alboraiense, 1949, donde ya elaboraban especialidades como el helado de mantecado, la leche merengada, o el granizado de agua de cebada. Apreciando que las familias de Alboraya se elaboraban la horchata para los días festivos y eventos familiares, decidieron incorporar esta bebida, en sus elaboraciones. Cierto es que costó mucho, pero con constancia y buen hacer, Daniel Tortajada logró acreditar esta “humilde bebida”.

 

Cada vez era más apreciado su trabajo, tal fue el éxito, que en 1960 dejan el Ateneo y deciden trasladar su domicilio a la Calle Milagros en Alboraya, y crear, en esta planta baja, su primer establecimiento especializado en la elaboración de Horchata, cargados de ilusión.

 

En obsesión se convirtió encontrar el horno que elaboraba unos “sequillos” que Daniel recordaba de su niñez tomarlos en una chocolatería de Alboraya. Tras recorrer numerosos obradores de Valencia, localizó el “Horno de los Morenos” en las Torres de Quart. En aquel horno se gestaron los que se denominó “fartonets “, que traducido significa “glotones”, ya que eran capaces de empapar toda la horchata del vaso, siendo así un bocado excepcional. Y dentro de su inquietud, decidió darles un golpe de calor a la hora de servirlos a los clientes para que el contraste con la frescura de la horchata resultara algo excepcional.

 

Una vez cerró el Horno de los Morenos, donde se originaron els fartons, el abuelo Daniel se quedó sin panadería para producirlos, y recurrió al dueño de un local de Alboraya con la receta. Este, he aquí las paradojas del destino, se resistió a fabricar el producto y rechazó en reiteradas ocasiones la oferta de Daniel Tortajada. Pero la insistencia de Tortajada convenció al dueño de que aceptara la receta que iba a ser su bellocino de oro y el origen de su fortuna y de la de toda su familia, ya que más tarde se convertiría en una gran empresa de fabricación industrial de fartons. La relación entre esta compañía y la horchatería duró hasta los años 80, cuando la primera empezó a industrializar la producción dels fartons. Cuando se abrió la nueva horchatería en el 79 se abrió un horno en el sótano para seguir elaborándolos de manera artesanal. (Publicado en Diario de L´Horta en 1992).

 

Desde bien joven, se incorpora a la empresa su hijo Daniel Tortajada Aguilar, a la vez que compagina su trabajo de horchatero con otros, para contribuir en la economía familiar. Casado con Carmen Forner Escrivá que le da el apoyo necesario abren en 1979 su nueva horchatería, en plena huerta de Alboraya y en lo que más tarde se convertiría en la AVENIDA DE LA HORCHATA, en el número 41, construyendo el edificio desde cero, y donde ya se empiezan a recibir visitas de los personajes más ilustres de la época, como Rafael Alberti, Salvador Dalí, el maestro Rodrigo, el Príncipe Sultán Bin Turik, así como futbolistas, toreros, artistas y personajes ilustres de todas las nacionalidades, ámbitos y clases. Daniel era la visita obligada si se quería degustar lo que sin duda era ya la bebida típica valenciana: la horchata. Dotada de nuevas y modernas instalaciones para la elaboración de Horchata Natural y Artesana, añaden los obradores para la elaboración de los “Fartons” y otras creaciones en bollería artesanal para acompañar la horchata, bajo la dirección de su hija Carmen Tortajada.

 

La dedicación y defensa de la Horchata Natural, les llevó en 1982 a la constitución del “Gremio de Horchateros Artesanos de Alboraia”, junto con una auténtica generación de horchateros. Ellos llevaron el nombre de Alboraya a su mayor esplendor, ya que ese mismo año, fruto del trabajo, de la ilusión y de la defensa de un producto auténtico y tan nuestro como LA HORCHATA NATURAL, el “Gremio de Horchateros de Alboraia”, consigue la primera Reglamentación Técnico-Sanitaria para la Elaboración y Conservación de la Horchata. Un hecho especialmente significativo, porque con ello se consiguió evitar la desaparición de la elaboración de la Horchata Natural y Artesana de Chufa, y que hoy en día podamos seguir disfrutándola

 

En 1986 se solicita oficialmente la Denominación de Origen Chufa de Valencia y Horchata Valenciana de Chufa y, dos años después, en 1988, el “Gremio de Horchateros Artesanos de Alboraia” con Daniel a la cabeza, consigue crear el Consejo Regulador de la Denominación de Origen para la Horchata, del que Daniel Tortajada fue su primer presidente.

 

En 1987 Daniel innovó creando la primera crema o helado de horchata.

 

Son años de gran expansión en la empresa, que en 1989 consigue la cifra récord en la dispensación de horchata, alcanzando la cifra récord de 130.000 litros vendidos durante la época estival.

 

Actualmente, es la Tercera Generación, Daniel y Carmen Tortajada y su esposo Toni Peinado, los que continúan con la tradición familiar, aprendiendo, desarrollando y mejorando el oficio, y teniendo presente cada día, la filosofía y valores de sus padres y abuelos.

 

En 2013 deciden abrir su primera horchatería fuera de Alboraya, en pleno corazón de Valencia y dentro de un marco incomparable como es el Mercado de Colón, donde se combina lo tradicional con sus propuestas más innovadoras. Allí lanzan el Tiramisú de horchata, y la producción y comercialización del Turrón de Chufa, una auténtica revolución en la creación de la pastelería con la chufa como ingrediente esencial. También dan a conocer una línea de bollería artesana hecha con harina de chufa, haciendo de manera artesanal cremas de chufa, bizcochos de chufa, merengues, bombones y chocolatinas de chufa, galletas y un largo etcétera de delicias de chufa. Así como también continúan con la elaboración de sus helados artesanales.

 

Y en 2018, se abre el tercer establecimiento en Calle San Vicente Mártir, número 7, con un concepto novedoso, como es el “Take Away”, que significa “para llevar”, para que el cliente pueda disfrutar de sus productos mientras pasea por el centro de la ciudad.

 

Una familia que no deja de soñar y de crear, siempre con la chufa y la horchata como protagonistas.